¿Ahogara la subida del diésel al transporte?

La pretensión del Gobierno por equiparar la fiscalidad del combustible diésel con la gasolina esta sembrando un cierto punto de temor en el sector del transporte en España, sobre todo en las empresas de transporte ligero (mensajerías y pequeñas paqueterías) que suponen mas del 30% de las empresas de transporte.

El Gobierno pretende igualar la fiscalidad subiendo la del diésel hasta equipararlo a la gasolina, subida que por el momento esta aprobada pero pendiente de aplicación sobre todo por el precio del crudo que escala de forma imparable durante el año 2018.

No obstante, se calcula que la equiparación de la fiscalidad supondrá en la una subida de 9 céntimos por litro, entre un 4% y 5%. Si a la subida le sumamos  la actual regulación de los carburantes para los sectores profesionales la situación para sobre todo las mensajerías se torna de color negro ya que la exención plantea el beneficio solo a los vehículos de transporte pesado de mayor tonelaje, pero no a los transportistas de vehículos de menos de 7.5 toneladas, que tendrán que soportar íntegramente la subida como cualquier otro ciudadano.

Negro panorama

Como ya he reiterado varias veces en el BLOG , que el transporte por carretera no tiene un gran margen comercial es sabido por casi todos los que nos dedicamos al sector, posiblemente los que no lo estén tan directamente desconozcan que muchas compañías operan con márgenes muy residuales. La pequeña paquetería no es una excepción, históricamente dentro del transporte, la mensajería ha tenido un margen “corto” sobre todo por el precio tan bajo por unidad de venta (por envío).

Tenemos que sumar que desde la llegada de la crisis, el mix de envíos cambió sustancialmente reduciendo los ingresos por envío de forma alarmante, dejaron de enviarse envíos premium (servicios 10:00 horas por ejemplo), los kilos por paquete se redujeron, y la llegada de los envíos de comercio electrónico hicieron necesaria una mayor flota y esfuerzo para entregar el mismo número de envíos que antes de la crisis cuando todos o casi todos los paquetes tenían destino una empresa.

La nueva fiscalidad puede terminar con la mensajería

Que la nueva fiscalidad puede terminar con el transporte mas pequeño en España es un riesgo real. A partir del 1 de Enero del 2019 atendiendo a los presupuestos se prevé una equiparación del tramo autonómico del impuesto sobre los carburantes tanto para la gasolinas como para el gasóleo, esto supone una subida de hasta el 100% del impuesto en algunas regiones como Castilla-León, Cantabria, País Vasco, La Rioja, Navarra, Madrid, Aragón y Extremadura, que verán incrementada la fiscalidad de los carburantes en hasta 4,8 céntimos, que se deberán de sumar a los otros 5 céntimos anunciados en el tramo nacional.

Para hacerse una idea, la gran mayoría de mensajerías tienen una estructura de personal propio y de repartidores autónomos al 50%, pero todos ellos tendrán que soportar la subida del diésel. En el post que titule ¿Es negocio entregar envíos de ecommerce? determinaba que el coste por paquete entregado (para la agencia que hace la entrega final ) es de 1.42€, sin contar los costes de estructura (oficina, adminstración etc). 

Simulando ese mismo ejemplo, el coste por entrega aumenta en 0.03€ por paquete entregado, algo mas de un 2%. Puede que parezca poca cantidad, pero si contamos que una empresa de mensajería mediana haga unas 800 entregas de paquetes diarios, el coste aumenta en 24€ por día, 480€ al mes, mas de 5520€ al año que saldrá directamente del bolsillo del transporte para ir a la del estado.

Resultado de imagen de transportistas de mrw

Conclusión

La única vía que esta en manos de las empresas de transporte es la de repercutir este coste al cliente final mediante la actualización de la formula de carburante que la gran mayoría terminó en aplicar en los años mas duros de la crisis, ya que la otra opción es que el Gobierno haga una ampliación de exención y que tanto los vehículos de menos de 7.5 toneladas así como las empresas de transporte o mensajerías puedan beneficiarse de esa exención, pero este segundo caso parece ahora mismo muy remoto.

Artículo propiedad de Carlos Zubialde

contacto@informacionlogistica.com

 

 

Carlos

Experto en todo lo que tenga que ver con el transporte, la logística y el ecommerce.