¿Te has enfadado alguna vez con el mensajero cuando te entrega un paquete ecommerce?

La tecnología nos hará libres!

Pues no, no nos hace libres, es mas, nos esta haciendo vagos, impertinentes e insensibles con el prójimo, parece que el hecho de poder pedir tu compra por el smartphone significa automáticamente ser poseedor de los cuerpos y almas de todos los que tienen que hacer que tu compra, tu deseo llegue a tus manos.

Antes, cuando uno quería comprar unos pantalones, unas zapatillas, incluso la cena, le tocaba desplazarse hasta la tienda; llego un momento donde “nos engañaron”, nos dijeron que ellos nos lo traerían a nosotros hasta nuestra casa, simplemente tenias que sacar el móvil y “disparar”.

Descubrimos, hemos descubierto el placer de ordenar y mandar de forma impersonal, por medio de nuestro smartphone, la frase “el cliente siempre tiene la razón” se ha multiplicado por cuatro, en la era digital el cliente es el centro de todo, no se le puede molestar, no permitimos que se nos moleste! Quiero mi paquete, mi compra ya mismo, ahora!!!

La nueva era digital

En esta nueva era, se dice que el nuevo lujo del pueblo mileurista es que otro trabajador que cobra menos que tu ( un repartidor, mensajero o transportista) haga el trabajo por ti, ya que no te apetece. Este nuevo fenómeno esta plagando de nuevos empleos de baja cualificación ( ojo, no quiere decir que quien haga ese trabajo no tenga cualificación), y muy muy bajo salario. Pero eso no es excusa para dar rienda suelta a nuestro “placer” de ordenar, ¿Donde esta ese mensajero? ¡Quiero mi paquete ya! ¡Por algo he pagado el transporte!

He descubierto este corto que refleja perfectamente esta nueva era:

¿Y los mensajeros que entregan paquetes de ecommerce?

Cuando se realiza una entrega de un paquete, hay 2 actores principales: el que lo entrega, y el que lo recibe.

Hemos hablado mucho, largo y tendido sobre la calidad de las entregas de ecommerce, de los problemas de la última milla, de los porcentajes de envíos no entregados en primer intento, etc etc… ¿pero alguna vez hemos hablado de los destinatarios?

El destinatario es esa persona que ha “mutado”, le hemos dado un poder absoluto en las compras de comercio electrónico, ¿o tal vez no?

Anotar que llamo destinatario y no cliente, y es que debemos de separar ambos conceptos, para el mensajero o transportista que entrega el paquete, el destinatario NO es el cliente, el cliente es quien paga el servicio, en este caso la pagina web o ecommerce que remite el envío. Este punto es muy importante, ya que el mensajero que efectúa la entrega debe de seguir las instrucciones que ha contratado el cliente, el comercio electrónico que ha contratado el servicio, y aquí es donde se generan la mayoría de los problemas.

Resultado de imagen de paquetes e commerce

Entre la indiferencia y el enfado del destinatario

Cuando hacemos una compra en comercio electrónico, pensamos en una “totalidad”, desde que entramos en la web, elegimos, pagamos y lo recibimos, para nosotros son operaciones distintas de una totalidad, por ese motivo cuando en la parte final no se cumple lo acordado en la compra mediante el formulario de la web, una gran mayoría pierde los papeles.

Esta vez no es mi intención hacer mención de quien puede ser el error o culpa si ocurre eso, pero si quiero poner el foco sobre la ingrata labor que desarrollan las agencias de transporte que entregan pedido de ecommerce; su personal de atención al cliente y sus mensajeros lidian cada día con el enfado de muchos destinatarios, que influenciados por esta nueva era digital que comentaba antes.

Que hoy día existe mala educación es indudable, pero no solo me refiero a un comportamiento que puede ser grosero en el trato, me refiero mas al uso del insulto como arma y táctica para descalificar. Estas tácticas son diarias y comunes en el sector del transporte, no hay personal de atención al cliente que diariamente no reciba varias llamadas reclamando sus envíos ( con razón o sin el), que muchas veces están llenos de insultos o desprecios hacia la labor que realizan, ejemplos que se me ocurren

¡Que mier… de servicio!

¡Yo he pagado y tu me traes mi paquete cuando yo lo diga!

¡Hablare con la web para que no os mande ningún paquete mas, inutiles!

Etc, etc etc

La siguiente que recibas un paquete, recuerda que quien descuelga el teléfono o quien te entrega el paquete, posiblemente no sean los culpables, y son trabajadores igual que tu, si pides respeto en tu trabajo para ti, ¿Porque no lo haces tu con los demás?

Artículo propiedad de Carlos Zubialde

contacto@informacionlogistica.com

 

 

 

 

Carlos

Experto en todo lo que tenga que ver con el transporte, la logística y el ecommerce.