El fulfillment es la parte operacional de la logística que se refiere a la preparación de los pedidos dentro del almacén logístico

Una de las decisiones más que toda empresa suele tener que tomar en un momento determinado de su actividad, es la de externalizar o no sus procesos logísticos. Con el importante empuje que están teniendo compañías de sectores como el retail, que han apostado de una forma muy decidida por las ventas digitales, muchos operadores logísticos han terminado adaptando sus instalaciones, así como sus operativas, al escenario del eCommerce.

Hoy podemos encontrar operadores logísticos con un claro foco en el eCommerce y que permiten a sus clientes establecer mejoras en los procesos logísticos que tienen como resultado una optimización que le permite al cliente incrementar la productividad de sus ventas digitales. Este aspecto no es baladí y tiene que ser tomado muy en consideración por la empresa que esté estudiando la opción de externalizar su proceso logístico, sea en parte o en su totalidad.

Operadores logísticos especializados

Las empresas logísticas en su mayoría tienen en común su capacidad de adaptación al mercado y al cliente, son camaleónicas y tienen un poder de adaptación que les permite estar a la vanguardia tanto a nivel tecnológico por el software de gestión de almacén que utilizan, así como por la adaptación de sus procesos operacionales, por eso hablemos ahora un poco más de ellos.

El fulfillment es la parte operacional de la logística que se refiere a la preparación en general de los pedidos en un almacén logístico. Y dentro de todo el proceso de preparación del pedido encontramos un concepto imprescindible llamado “picking”, proceso esencial para que cualquier operación logística sea exitosa ya que es la actividad en la que consiste la preparación del pedido dentro de todo el proceso.

Suele ser habitual la confusión de ambos términos dentro de la labor que hace un operador logístico. El primero abarca la totalidad del proceso y el segundo (el picking) hace referencia a la propia acción de preparar el pedido extrayendo la mercancía en las unidades que indica el pedido de la forma más eficaz y rápida posible.

Para poder hacer una buena operativa de picking, además de disponer de un buen software de gestión de almacén, operativamente tenemos que hacerlo de manera rápida, productiva, eficaz y segura. El picking como proceso tiene una serie de fases para garantizar esa rapidez, seguridad y productividad:

1.- Recepción o inicio del pedido

2.- Elección de la mercancía a preparar

3.- Verificación del producto (estado físico)

4.- Verificación del producto frente al pedido (si es lo que nos han pedido)

5.- Empaquetado o packing (si hiciera falta)

6.- Identificación para el transporte

7.- Cierre del pedido

La clave: el software

Para que nuestra operación logística pueda ser exitosa, una de las claves es contar con un buen software que nos dé soporte. Y es que sectores tan volcados en las ventas digitales como el retail, exigen estar informados en tiempo real de las operaciones que se están realizando, del stock disponible o de las devoluciones que estemos gestionando (logística inversa).

Pero el fullfilment no termina con las operaciones dentro de los almacenes logísticos sino que los pedidos realizados han de ser entregados a cada uno de los clientes. En esta parte entran las empresas de transporte, primero con el arrastre de la mercancía desde el almacén del cliente hasta sus Hub o almacenes de removido de mercancía, donde mediante los procesos de cross docking hacen que el envío llegue hasta la delegación que realizará la entrega de “última milla”.

Las empresas que realizan esta labor deben de contar con un software para el reparto; podemos encontrar en el mercado distintas opciones pero los software de reparto mas actuales como Pelikane por ejemplo, están en la nube. Este software permite un control online y ontime de la distribución urbana de mercancías, generando un status inmediato del envío. En un mercado tan competido como el del comercio electrónico tener la información en tiempo real de la situación de los envíos puede suponer el éxito o fracaso, por eso es tan importante contar con un software de reparto que cubra perfectamente ese aspecto.

Estos software deben de contar con una trazabilidad completa, la visibilidad y la digitalización de los procesos permiten ser más ágiles y flexibles a la demanda y ser el punto de diferencia sobre todo en los momentos del año de mayor acumulación de envíos como ocurre en el Black Friday, las Navidades, o las rebajas.

Conclusiones

La decisión de contar con un operador logístico externo que pueda gestionar nuestras ventas digitales no es fácil. Hablamos de un vínculo de confianza esencial para nuestras ventas tanto si nos dedicamos al ecommerce B2C como al B2B, Incluso también si somos una empresa de carácter industrial. Por eso es importante conocer sobre qué aspectos descansa ese vínculo, la parte operacional y la de gestión.

Pero en esto como en otros muchos apartados, no existe una “formula mágica”, la fórmula la tenemos que crear nosotros.

Artículo propiedad de Carlos Zubialde

contacto@informacionlogistica.com