Y es que Correos y las ofertas que presentan a los grandes clientes, es una queja con lo que en el sector del transporte se convive desde hace décadas. También es cierto que los recursos ante estamentos como Competencia, no han sido muy numerosas, pero como el verano, vuelven otra vez.

Competencia ha puesto en su punto de mira las ofertas y tarifas que Correos ofrece a sus grandes clientes, y más en concreto, los descuentos que se ofrecen por la prestación del servicio. Dentro de este grupo de clientes, se encuentran las principales empresas de España, así como un importante número de administraciones públicas

En detalle, según una resolución de una revisión de tarifas de los servicios postales universales del año 2024, realizado por la CNMC (Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia), las tarifas analizadas dan como resultado encontrarse por debajo de los costes reales para la prestación del servicio. Y han detectado esta práctica como habitual en todos los clientes de grandes volúmenes de envíos de correspondencia y pequeña paquetería, sin excepción.

¿Sorprendente?

En absoluto, y es que esta práctica ha sido denunciada por todos los actores del sector del transporte, de forma continuada y desde hace décadas. Con la "excusa" de ofrecer el llamado servicio postal universal, que es el servicio que todo ciudadano español debe de recibir por parte del estado, se crea este coladero. Correos garantiza que dentro de unos parámetros establecidos (envíos nacionales y transfronterizos, ordinarios y certificados, tarjetas postales, cartas hasta 2 kgs de peso, y de paquetes postales de hasta 20 kgs), todo ciudadano tendrá acceso a ese servicio, con un precio ajustado y manteniendo un mínimo de calidad de servicio.

Este servicio, llamado "Servicio Postal Universal", crea una carga para Correos (la prestación del servicio no se cubre con el cobro del mismo), por lo que recibe una compensación del estado mediante los presupuestos generales del estado. Y es en ese punto donde se crea esa situación, ya que según parece, ese dinero también es utilizado para hacer descuentos a los grandes clientes, ofreciendo un servicio por debajo de coste, y eliminando a los potenciales competidores.

Veremos en que termina este requerimiento, la CNMC le ha pedido a Correos aportar información, así como los contratos tipo que sella con sus grandes clientes y los modelos de descuentos, para poder verificar si se sigue vendiendo por debajo de coste, algo que por desgracia, viene ocurriendo de forma reiterada, o por lo menos, esa sensación se tiene en el sector.

Carlos Zubialde

contacto@informacionlogistica.com