El impacto del covid en el alquiler de vehículos industriales

La aparición de Covid19 a primeros del año 2020 ha tenido un impacto muy profundo a nivel mundial. De golpe hemos sido testigos de una aceleración en la transformación digital de la sociedad alcanzado niveles de digitalización previstos para dentro de mas de 10 años. El teletrabajo, la telemedicina o las compras online (ecommerce) han llegado a nuestras vidas siendo ya parte de las mismas.

Las cifras de ventas de ecommerce se han disparado durante el año 2020, cuestión que sin duda ha ayudado a muchos negocios, muchos de los cuales no podrían haber sobrevivido sin las ventas del canal digital. Esta explosión del ecommerce esta suponiendo un balón de oxigeno para muchos negocios que tienen limitaciones de aforo en sus tiendas físicas por ejemplo y además los consumidores han podido adquirir nuevos productos como por ejemplo los relacionados con la cesta de la compra, un segmento de poca penetración en el ecommerce en España.

Cadenas de suministro tensionadas

Como es normal, ante un alza en las ventas de ecommerce se traduce en un aumento de envíos que han de ser preparados, procesados y transportados hasta el domicilio del cliente. Los operadores logísticos han tenido que reforzar sus instalaciones y personal para poder asumir un mayor número de pedidos. Mas pedidos supone mas mercancía a ser almacenada, mayor rotación y mas posibilidades de una “rotura de stock”.

Cuando los paquetes salen de las naves logísticas estos han de ser transportados hasta Hub o plataformas intermedias, las cuales a su vez reexpiden hasta las ciudades para acometer la última milla y la última yarda. Este circuito se hizo mas visible durante el confinamiento, la logística, el transporte y la distribución se hicieron visibles para la sociedad como elemento imprescindible en el funcionamiento del día a día de la sociedad.

Antes de la pandemia la logística, transporte y distribución tenían la misma función, pero las compras masivas online han hecho que la actividad sea mas visible para la sociedad. Este aumento supone un enorme esfuerzo para las empresas de transporte y distribución, los recursos que tienen que movilizar tanto humanos como materiales son ingentes. Formar al personal de reparto no es una tarea sencilla, pero hoy día con los programas de reparto, planificadores de rutas es posible amortiguar ese aspecto. Con los avances tecnológicos la gran mayoría de empresas posee un programa de planificación y optimización de rutas, que descargado en un App va dando las indicaciones al chofer de la ruta que debe de realizar para la entrega de los envíos asignados.

Pero si hablamos de medios materiales y mas en concreto a la flota de vehículos, asumir un incremento tan importante de carga de trabajo obliga a las empresas a tener una flota amplia. Como es de imaginar, tener una flota amplia supone un desembolso muy importante para las empresas de transporte, y ante la demanda tan creciente en distribución pero en una situación económica inestable, las empresas de transporte optan por hacer variable un gasto fijo mediante el renting de furgonetas.

El renting de vehículos industriales es una práctica muy habitual no solo en las empresas de transporte sino en todas aquellas que tienen una flota destinada a la distribución, servicio técnico etc. Mediante el renting de furgonetas una empresa asume un gato fijo al mes pero tiene la flexibilidad de poder finalizar el contrato antes del plazo acordado y por ejemplo no tuviera mas necesidad de ese vehículo.

Otro aspecto muy valorado por las empresas del sistema de renting de vehículos industriales es que todos los servicios están incluidos en la cuota que se paga, por lo que facilita mucho la labor de control y búsqueda de talleres mecánicos o talleres de neumáticos. Este tipo de servicios al estar incluidos en la cuota, se realizan en los talleres oficiales que la empresa de renting de furgonetas  tiene contratadas.

Y por último un aspecto muy importante es que mediante el sistema de renting, una empresa de transporte puede permitir renovar su flota en un plazo entre 3 y 5 años, por lo que además de aumentar la seguridad de los conductores, la imagen que transmite ante los clientes es inmejorable ya que mantiene una flota con vehículos modernos, actuales y seguros.

Artículo propiedad de Carlos Zubialde

contacto@informacionlogistica.com