El nuevo directivo logístico: digital

Llevamos mucho tiempo hablando de transformación digital, del gran impulso que la crisis del coronavirus esta suponiendo para la digitalización. Se dice que en 4 meses las empresas han avanzado digitalmente lo que tendrían programado hacerlo en 3 años. La logística no es ajena al avance, muchos procedimientos ya están automatizados, pero, ¿cual es el verdadero nivel de digitalización en la logística?

Cuando hablamos de logística y nos preguntan el nivel de penetración de la digitalización, de forma inmediata es mirar los procesos logísticos, revisar la operativa: recepción de mercancía, control de producto, descarga, almacenamiento, preparación de pedidos de salida, carga, salida de mercancía y control de stock finalmente.

En la actualidad los procesos logísticos tienen un componente muy alto de digitalización, los códigos RFID o la lectura d códigos QR y códigos EAN permiten al operador logístico mantener un control total sobre el stock de sus almacenes, controlar la ocupación o incluso optimizar los procesos. En la logística NO SER DIGITAL es estar fuera del juego, no se concibe un operador logístico sin un nivel de digitalización e implantación de herramientas digitales para el control.

¿Es necesario mas digitalización?

En esta carrera por la transformación digital parece que no existe un final, las empresas cada vez implantan una nueva y novedosa herramienta (Inteligencia artificial, Blockchain etc), pero, ¿donde esta el límite?

El reto es saber donde esta ese «limite», cuanto mas digitales tenemos que ser. Se corre el peligro de ser digital por ser digital, perdiendo el foco que la digitalización es una herramienta para terminar siendo un objetivo por si mismo. Cuando tomamos la digitalización como «objetivo» en lugar de herramienta, eso hace que los recursos de la empresa se inviertan de forma inadecuada, aumentando el coste y reduciendo el margen y la competitividad. Estaremos mirando las herramientas digitales de espaldas al cliente.

Otra variable a tener en cuenta es el tiempo. El tiempo es un gran enemigo de la digitalización, los avances y actualizaciones hacen que una herramienta digital quede «fuera del mercado» en pocos días. Las App de seguimiento de envíos de las empresas de Transporte no tienen nada que ver, día a día cambian para que la experiencia del usuario sea mejor. Si se hubiera dejado tal cual, esta herramienta digital hubiera quedado antigua, por eso no basta con ser digital.

La transformación digital tiene que tener siempre en el centro al cliente, esa el la figura relevante. En sectores como la logística ya hay un gran camino de digitalización, pero es sobre todo en operaciones de carácter «interno», ahora es el momento de poner en manos de los clientes esas herramientas, de estar a la altura de sus expectativas. Es necesario adaptar las formas de trabajo para poder cumplir las expectativas.

Y como es lógico todo proceso necesita ser dirigido, y en este caso la dirección logística tiene que pilotar y gestionar la transformación digital. El equipo directivo necesita saber y conocer todas las posibilidades tecnológicas que existen, como poder aplicarlas y como poder incorporar las mismas a los procesos. La dirección logística tiene que ser la «vanguardia»

El nuevo logístico digital

No haremos nada si el «capitán» no sabe que y como hacerlo, por eso es clave que la dirección logística este sumergida 100% en conocimientos digitales. La forma de aprovechar al máximo las herramientas digitales es saber utilizarlas en su totalidad, y eso empieza con el conocimiento del equipo directivo. Si el equipo directivo no conoce sus propias herramientas, ¿como hará que sus equipos lo utilicen correctamente? ¿Como serán capaces de generar diferenciales de servicios frente a la competencia?

Los directivos desconocedores de la tecnología están fuera de juego, en la actualidad se requiere una dirección que convine los conocimientos propios logísticos, un claro perfil comercial para poder conectar con el cliente, y una madurez tecnológica. Además el directivo logístico debe de ser capaz de unir esas características y saber transmitir en un mensaje claro a su equipo todo ello.

El conocimiento y la acción comercial hacen que el directivo logístico pueda determinar cual es el «objetivo», pero luego necesita saber que tecnologías son las mas adecuadas para poder lograr esos objetivos, por eso es primordial el conocimiento tecnológico en el «nuevo» directivo logístico. Determinando las herramientas el directivo podrá adaptar su estructura de forma interna sabiendo que herramientas son las necesarias y en que momento del proceso logístico; y por otro lado podrá también establecer con el cliente que canal y herramientas son las acordadas para poder llevar a delante el proyecto.

Lo mas importante para el «nuevo» directivo logístico es no dejarse llevar por la ola de la Transformación Digital, debe de comprender que todo requiere de un aprendizaje por lo que adquirir ese conocimiento digital será primordial. Y que una vez adquirido, no dejará de aprender día a día, es parte de la «nueva realidad» para el «nuevo» directivo logístico.

Artículo propiedad de Carlos Zubialde

contacto@informacionlogistica.com