Las ventajas del Big Data para el transporte

Desde hace unos años la utilización del «Big Data» y de herramientas de gestión de información esta siendo una realidad imparable, y el sector de la logística y el transporte no es ajeno aunque debemos de anotar que nos encontramos en una fase muy inicial de ese uso.

Dentro de la logística si esta mas extendido la herramienta de gestión de información no solo por necesidades de la propia actividad (ocupación, rotación de mercancía etc) sino que es el propio cliente quien demanda ya una integración de este tipo. En el transporte este tipo de herramientas están todavía en una fase muy inicial de uso tanto por el «reparo» que suscita su utilización (gestión de los datos o pensar que es una actividad no productiva) como por no tener claro que hacer al final con toda esa información.

Vamos a ver que ventajas tiene el Big Data para una empresa de transporte:

Control de la información por niveles

Como es sabido el Big Data nos ofrece la posibilidad de ordenar, clasificar y clarificar todos los datos de nuestra empresa. Esos datos están dentro de la empresa pero se reflejan de forma dispersa (por departamentos). Lo habitual es que cada departamento gestione sus propios datos (desechando los que considera no útiles) y sin que muchas veces los mismos sean cruzados con otros departamentos.

Utilizar herramientas de Big Data hace que ningún dato sea desechado sino que sea «guardado» para que los distintos perfiles que los gestionan creen KPIs de control en función de su objetivo, por ejemplo en una empresa de transporte los datos de consumos de gasoleo, kms recorridos cruzados con los gestores de carga, chóferes y planificación de rutas nos pueden dar datos muy fiables para mejorar nuestra eficiencia y ahorrar costes.

Planificación de rutas y gestión de tráfico

Una de las ventajas mas evidentes para una empresa de transporte es poder crear un control de datos cuyo objetivo sea por un lado conocer el coste real de la distribución por ejemplo para posteriormente planificar las rutas con mayor efectividad que en definitiva supone un ahorro de costes.

Pero no solo es la gestión del tráfico el área donde podemos trabajar con el Big Data sino también en la planificación de las rutas teniendo datos externos a nuestra propia actividad (densidad de tráfico etc) que importados e incorporados a nuestro KPI de control nos ayude en planificar las rutas de una forma mas optima y pudiendo utilizar al máximo nuestros recursos. En este punto ya pasaríamos del Big Data (la recolección y análisis de los datos) al campo de lo que se llama business intelligence o el uso inteligente de los datos para poder realizar una actividad como es en este caso la planificación de rutas.

 

Reducción de costes

Como ya hemos comentado anteriormente el uso del Big Data y su aplicación en Buisiness intelligence nos permite poder reducir costes por 2 motivos:

  • Optimización del uso de los recursos existentes
  • No teniendo que contratar recursos externos

Pero esta reducción de coste no solo afecta directamente a la parte mas clara como puede ser la optimización de las rutas sino también sobre otros departamentos como el de tráfico donde podemos controlar la eficacia de cada operativo, su rendimiento o adaptabilidad a los distintos entornos. Esto que parece una cosa normal no lo es cuando no trabajamos con datos y es que podemos tener un operativo con un perfil de compra de transporte muy potente y lo tenemos situado en otra función donde no le sacamos todo el provecho que pudemos debido a su perfil, aptitudes y actitudes.

Localidad este tipo de situaciones para posicionar a las personas con adecuación a su perfil también es ahorrar costes porque el trabajo que este profesiomnal puede desarrollar además de necesitar de menos recursos será de mayor calidad.

Conclusiones

El Big Data aporta a las empresas de transporte el acceso a un nuevo nivel y capacidad en la toma de decisiones por medio de una ejecución de procesos mucho mas efectiva. Tener todos los datos de la empresa en KPIs que luego deriven en un cuadro de mando es la ayuda perfecta para la toma de decisiones.

Pero como todo en la vida también tiene su parte menos buena y es cuando entramos a gestionar los datos con el único objetivo de tener los datos. Esto ocurre cuando se pierde el objetivo del Big Data y se sustituye por el objetivo de tener mas y mas y mas datos creando un monstruo que nos llevará a un pozo de ineficiencia, perdida de tiempo y de recursos.

El Big Data es el futuro de la gestión del transporte  y sus ventajas en términos están a la vista. No se puede renunciar a ellas pero hay que tener cuidado en no crear una gestión excesiva que nos lleve a un punto peor que cuando iniciamos la gestión de los datos.

Artículo propiedad de Carlos Zubialde

contacto@informacionlogistica.com