Los precarización de los “nuevos” repartidores de ultima milla

La precarización de los mensajeros ha llegado y parece que para quedarse; como continuación del sistema ya probado en la distribución de comida a domicilio estas nuevas compañías “navegan” la ola de la nueva economía digital, ofrecen empleo flexible y por horas en un fenómeno al cual se esta llamando uberización —por analogía con Uber, pero dañan derechos laborales sin que la calidad de servicio se vea en un mayor y mejor estatus.

Y como no, el último en subirse a una ola es Amazon con su servicio Amazon Flex; ellos dicen que es por hacer una gestión directa del servicio pero la realidad esconde dos aspectos distintos:

1-Las empresas de Transporte no quieren repartir los envíos de Amazon ( ya os lo conté en el blog en ESTE post)

2-Quieren ganar mas dinero buscando un ahorro de costes de transporte

Para llevar adelante Amazon Flex, además de los acuerdos que han cerrado con distintas empresas de paqueteria como Typsa o Redyser, han combinado la fórmula con mensajerias locales en cada plaza, y también incorporan “autónomos amateurs”, a lso que piden coche propio y tiempo libre para repartir paquetes, pagando 28 euros por dos horas. Su campaña ha sido llamativa en las redes con eso de “Consigue ingresos adicionales, sé tu jefe y define tu horario”:

Resultado de imagen de amazon flex españa

Es el principal reclamo de este anuncio es el mismo del que llaman “trabajo 3.0”: flexibilidad, desregulación, autonomia y freelance. Pero la cara mas oscura ya lo vamos conociendo, la gran mayoría de los que aceptan estos empleos no lo hacen como un complemento sino como su “principal” empleo antes la falta de otras alternativas laborales. Estos trabajadores son “falsos autónomos” que son usados para un trabajo “a destajo”,  bajo contrato mercantil y que ahorran a las empresas un salario en digno, las cotizaciones sociales, las indemnizaciones por despido y los días de vacaciones.

Ganan mas dinero pero…..

Estas acciones rompen el mercado de trabajo, la falta de una vinculación contractual, la forma de trabajo y los bajos costes que tienen Amazon Flex, hace que juegue con “ventaja” frente a los que pueden ser sus competidores ( las empresas de transporte), esas mismas a las que hasta hace muy muy poco han estado “exigiendo” una calidad de servicio máxima ( control, gestión e imagen corporativa sin duda) a cambio de un precio muy muy bajo.

Ciertamente es una autentica locura que un fontanero por ejemplo, después de una jornada de 12 horas de trabajo, para poder generar algo mas de ingresos familiares, se ponga a repartir paquetes. La necesidad económica hace que en España exista un una bolsa tremenda de personas dispuestas a trabajar de esta forma; Amazon ganará mas dinero, eso esta claro, pero sobre todo lo hace perdiendo un aspecto vital de su filosofía: LA CALIDAD DE SERVICIO

Resultado de imagen de amazon flex españa

Pero, ¿Amazon Flex es economía colaborativa?

El fenómeno de la llamada “economía colaborativa” es complejo, es una realidad que no podemos dejar de lado con sus efectos. Mirando desde la óptica del transporte y la logística, esta siendo un claro factor de precarización al generar o cambiar empleos ya bastante precarios anteriormente como son los repartidores o mensajeros por otros todavía mas precarios, de una mala calidad. La falta de una normativa clara esta siendo el coladero por donde se están introduciendo las grandes empresas como Amazon.

Amazon Flex no es una empresa de economía colaborativa, la mayoría de sus “trabajadores” ( todos los que se apuntan a su web para ofrecer sus servicios) deben de ser tratados como trabajadores autónomos. Es verdad que la legislación española no es muy protectora con el trabajador autónomo, pero una gran mayoría de empresas de transporte han recogido al figura del TRADE ( trabajador autónomo económicamente dependiente ), lo que da una cierta seguridad y cobertura a su flota de distribución, esa a la cual se le exige una máxima profesionalidad en su trabajo.

Con este nuevo sistema, Amazon ganara mas dinero todavía con el transporte, ya que paga menos al repartidor de su sistema Flex de lo que le pagaba a los distintos proveedores de transporte; pero creo que cometen una gran equivocación, y es que han dejado de lado la calidad de servicio por la ganancia económica, prefieren ganar mas y que los paquetes sean entregados por “autonomos amateur” que por profesionales del transporte que llevan años haciendo una buena labor.

Artículo propiedad de Carlos Zubialde

contacto@informacionlogistica.com

 

 

 

Carlos

Experto en todo lo que tenga que ver con el transporte, la logística y el ecommerce.