Pese a que estamos en un escenario de baja demanda, la carga aérea sé está beneficiando de la situación que le ofrece la actual coyuntura para mantener un nivel alto de precios.

Es cierto que los costes operativos también se están incrementando, pero la previsión es que por lo menos durante el primer semestre del 2024, los precios del transporte aéreo de carga, se seguirán manteniendo en un nivel elevado, y no es una locura pensar que se pueden prorrogar como mínimo durante el 3º trimestre.

Y también es cierto que la carga aérea se está "beneficiando" de la falta de seguridad en las rutas marítimas, como la del mar rojo, que está obligando a las compañías navieras a realizar trayectos más largos utilizando la ruta del Cabo de Buena Esperanza. Esta situación hace que los fletes marítimos sean más altos, y los tiempos de tránsito superiores a la de las rutas más convencionales por medio del mar rojo y el canal de Suez, empujando a muchos cargadores a utilizar la carga aérea como una solución temporal y parcial.

La carga aérea ofrece a los cargadores una solución eficiente y rápida, aunque con un coste más elevado si se compara con el transporte marítimo. Y es que los costes que las compañías aéreas están soportando por la relativa baja capacidad de carga, el alza de los costes aeroportuarios y el alza del coste de mano de obra, unido a la situación geopolítica, está manteniendo los precios de la carga aérea en los altos niveles actuales.

De la misma que otros sectores, parece que por lo menos los 2 primeros trimestres del año se mantendrán en la misma línea de precios, y es muy posible que se amplíe hasta el 3º trimestre, justo a las puertas de los peak de final de año (Black Friday y Navidades).

Carlos Zubialde

contacto@informacionlogistica.com