¿Conoces el coste ecológico de las devoluciones de ecommerce?

La búsqueda de «envío gratis» y «devolución de envío gratis» en las distintas plataformas de comercio electrónico es una constante además de ser una de las variables mas importantes a la hora de decantarse por una compra. Cuando el comprador no encuentra una política de devoluciones flexibles se lo piensa hasta el punto de no termianr la compra en un porcentaje muy elevado.

Las ventas del retail en el canal ecommerce no para de crecer, la comodidad de la compra desde el sofá de casa frente a la compra en la tienda física se va imponiendo. Una gran mayoría de estos clientes ya están, ya estamos a costumbrados en este tipo de compras porque en la mayoría de los casos muchas marcas nos permiten devolver nuestras compras sin mayor problema y eso si, sin coste alguno para nosotros.

Muchos compradores realmente adquieren los productos sabiendo que devolverán una gran parte de los mismos porque por ejemplo compran varias tallas distintas del producto para probar y quedarse con la talla que se ajusta a su gusto y devolver el resto. Y no dejamos de mencionar esos casos de adquirir un producto para posar o utilizar en un acto social y ser devuelto posteriormente…..

Como comprador creemos que lo único que hacemos es solicitar la devolución, pegar la etiqueta en el paquete y mandarlo de regreso a la plataforma logística correspondiente, pero, ¿Sabemos el coste ecológico de nuestra devolución? ¿Sabemos el coste que tiene esta conducta?

El coste ambiental de las devoluciones

Es difícil poder establecer a ciencia cierta el coste ambiental de las devoluciones de ecommerce, pero ante el volumen de envíos podemos decir que es un coste altamente significativo para nuestro sistema ecológico.

Por un lado tenemos la producción de emisiones de dióxido de carbono que el propio sector del transporte emite mediante los vehículos y distintos medios que necesita para poder volver a posicionar ese paquete en la plataforma logística o el almacén del cliente. Furgonetas, camiones pesado o incluso aviones son los medios para devolcer «ese» paquete que hemos preparado y que de forma deliberada hemos generado al comprar mas tallas sabiendo que desde la compra ya realizaríamos una devolución.

Además en el caso del transporte, las devoluciones son habitualmente «unitarias» ( un paquete en una sola recogida), lo que hace que el coste ambiental sea muy alto en comparación a la distribución donde un vehículo lleva muchos mas envíos para distribuir en una zona «corta».

Otro coste es el del propio producto, un porcentaje de ellos no es posible volver a reintegrar en la cadena de venta porque presentan desperfectos o porque ese artículo esta dejando de venderse y no tiene ya interés. Gestionar este excedente que no puede volver a ponerse a la venta supone un coste ecológico muy alto ya que la eliminación de productos como la ropa o los artículos electrónicos. Su tratamiento y gestión se computan en la parte negativa del comercio electrónico.

Y como tercer coste podemos señalar los costes de «mantenimiento» necesarios para gestionar las devoluciones, no solo los costes salariales sino también los materiales tales como los almacenes necesarios, luz eléctrica, sistemas de control o SGA etc. El uso de estos recursos además de ser un coste ecológico muy alto es una perdida de eficiencia que el propio sector del comercio electrónico ha creado con las políticas de devolución gratuita.

 

¿Soluciones?

Es posible reducir el coste ecológico de las devoluciones de envíos de ecommerce, es tan sencillo como intentar reducir al máximo este tipo de envíos o en su defecto que el coste que generen sea menor que el actual.

Como compradores podemos tener una mayor conciencia sobre las compras que realizamos, buscar las compras con las tallas adecuadas, reducir nuestras compras o en su defecto agruparlas.

Como comercio electrónico también es posible hacer un esfuerzo. A estas alturas sabemos que la gran mayoría de comercios electrónicos han incorporado el envío gratis y la devolución también gratis, cuestión que todos los consumidores ya dan como parte no negociable de su compra.

Y el ecommerce ya esta haciendo sus primeros movimientos para cambiar el «envío de devolución gratuito». Es verdad que no es por conciencia ecológica sino por cuestiones económicas, un gigante como Zalando por mucho que «apriete» a sus proveedores de transporte no conseguirá gratis los envíos, y ese coste lo asumen ellos.

Es tanto el peso de ese coste que han anunciado la finalización del «gratis» en sus envíos en Italia, Irlanda o España. Para acceder a un envío gratis en la compra esta tendrá que ser superior a una cantidad, acción con la que pretenden cerrar la herida del coste de transporte que lastra sus cifras de negocios.

Otro gigante con el mismo problema es Amazon, ¿terminará haciendo lo mismo? ¿Se habrá terminado el envío gratis?

Artículo propiedad de Carlos Zubialde

[email protected]