Embalaje: como proteger la mercancía

En los tiempos de la globalización las limitaciones de movimiento para personas y mercancías son prácticamente inexistentes. Da igual donde se encuentre el cliente, incluso en la parte opuesta del planeta que es posible que reciba el producto que se esta vendiendo. La globalización de las comunicaciones han abierto posibilidades de transporte que hace unos años podían parecer fuera del alcance. No solo existen mayores formas de conexión de mercancías a nivel mundial sino que la rapidez de las mismas y la calidad con la que se hacen estos transportes es mayor del que se podría esperar.

La calidad de las operaciones logísticas o el control de la información generada son fundamentales pero como cliente se puede “ayudar” en que esa calidad pueda ser mantenida. Cada vez que se realiza el transporte de alguna mercancía esta debe de ser protegida en función de la necesidad. Al igual que se elige al mejor proveedor en función del tipo de mercancía, el embalaje también debe de ajustarse a la necesidad de protección de la mercancía expedida. Uno de los principales problemas a nivel de seguridad se detecta en un embalaje deficiente de la mercancía, lo cual es la puerta de una muy posible incidencia y daño a la misma.

En algún tipo de mercancía como toda la relacionada con el food o similares esto se pone de manifiesto. Este tipo de mercancía no se puede transportar de cualquier manera por su fragilidad, y como no porque esta mercancía debe de mantener una temperatura controlada en su transporte (la famosa cadena de frio) para poder mantener las propiedades del producto.

Existen empresas especializadas en este tipo de envases y que pueden ofrecer distintas soluciones dependiendo sobre todo del nivel de temperatura y tiempo que es necesario mantener la cadena de frio de la mercancía.  Dentro de las cajas isotermo podemos encontrar dos modalidades:

1-Mantenimiento frio 12/24 horas: Este es un embalaje compuesto por cartón ondulado con una lámina de espuma reticulada de polietileno aluminizado en su cara interior, ejerciendo así una función de aislamiento térmico. Con este embalaje conseguimos mantener la temperatura controlada en envíos ya sea con la caja sola o con la utilización de acumuladores de frio u otros elementos refrigerantes.

2-Mantenimiento frio +48 horas: Los embalajes isotérmicos para más de 48horas están fabricados con poliuretano de alta densidad que constituye una barrera térmica. La conductividad térmica del poliuretano de alta densidad, hace que los embalajes fabricados con este material sean idóneos para transportes de larga duración, o expuestos a condiciones de temperaturas exteriores extremas, etc. Estos embalajes son completamente estancos y aptos para utilizar con hielo seco o con acumuladores.

Para mantener la cadena de frio además del envase debemos de contar con el “culpable de generar la temperatura”, es decir, además de disponer de envase tenemos que hacer que la temperatura se mantenga. Una de las formulas es hacerlo con “acumuladores”, unas bolsas compuestas por un gel eutécnico no tóxico. Están envasadas en una bolsa flexible que permite prolongar la conservación de la cadena de frio de productos refrigerados. Además es la mejor formula para el uso en envíos de alimentación debido a su naturaleza no tóxica.

En un segmento como el del ecommerce de alimentación y food tan en alza, es imprescindible contar con los medios materiales que permitan poder presentar la compra al cliente no solo en un bonito packaging, sino que este también cumpla con las normas de seguridad para que la experiencia de compra sea la deseada.

Artículo propiedad de Carlos Zubialde

contacto@informacionlogistica.com