¿Has visto alguna furgoneta de Amazon repartiendo en tu ciudad?

Posiblemente el lector sepa a estas alturas de la película que Amazon es esa princesa con la que todos los pretendientes desean y quieren bailar, algunas mas que otras claro esta.

Pero esto no quita para que la princesa en un arrebato de rebeldía se declare independiente y quiera bailar sola al son de su propia música. Y el lector que estoy seguro que es mas listo de un animal hambriento se ha dado cuenta que la princesa bailará con quien quiera y cuando quiera pero eso si, elije ella. 

Ha pasado ya un buen tiempo desde Amazon aterrizo en España creo recordar por el año 2011. Duros años de plena crisis donde a las empresas de transporte no les llegaba la camisa al cuello. Los mas avispados vieron en el ecommerce la salvación a sus números y las colas de proveedores de transporte delante de la puerta de Amazon eran casi tan largas como las colas delante de las oficinas de empleo….

No me gusta la música

Así podemos describir en cierto modo lo acontecido entre el año 2013 y 2016. Amazon en esos años utilizó las distintas redes de transporte para poder distribuir los envíos ecommerce que generaban pero en su futuro no estaba contemplado ese escenario como el mas «idílico». También es verdad que para las empresas de transporte lo que en el año 2011, 2012 o 2013 Amazon no es ya un chollo sino un caramelo «envenenado».

A ninguna de las dos partes les gustaba la música y Amazon comenzó por un lado a reclutar repartidores con el sistema Amazon Flex que tantas veces han denunciado distintas patronales de transporte por no cumplir con la legislación vigente en España en materia de transporte.

Y por otro lado han creado una red de distribución podemos decir que «propia» y lo ponemos entre comillas porque de propia tiene mas bien poco.

¿Quien compone la red de distribución de Amazon?

Efectivamente Amazon ya tiene creada una red de distribución por la cual hace llegar un porcentaje muy importante de sus envíos a manos de sus clientes. El resto lo transportan mediante los acuerdos que tienen con distintas empresas siendo la que tienen con Correos Express la mas significativa.

Amazon tiene una red de distribución en una sistema tipo «franquicia». Esta es una sistemática muy parecida a la que utilizan distintas redes de transporte en España como MRW y en la cual la matriz ofrece la posibilidad de representar a la marca en una zona geográfica delimitada de forma detallada mediante un contrato. En el caso de Amazon esta representación únicamente es para realizar las labores de distribución y no tienen opción de comercializar el servicio, les quieren únicamente para repartir sus paquetes y lo tienen que hacer además como ellos lo digan.

La red de empresas que están realizando este servicio es de lo mas heterogéneo ya que podemos encontrar firmas logísticas como FM Logistics, empresas de transporte como Ontime o mensajerías de distinto tamaño y forma muchas de ellas creadas de forma expresa para realizar el servicio de distribución. El único nexo de unión entre ellos es que todos realizan la distribución de envíos como Amazon les dice que tienen que hacer.

 

¿Y no quieren publicidad?

Aquí es donde entramos en harina y es que es la propia Amazon la que prohíbe de forma expresa a las empresas que ha contratado para la distribución realizar cualquier tipo de publicidad tanto en los uniformes del personal como en los vehículos que utilizan para la distribución.

Desde Amazon además de proveer a estas empresas de un software propio para el control de los envíos realizan un control total sobre las operaciones llegando incluso a realizar cursos para los chóferes a fin que estos puedan presentarse correctamente al cliente, pongamos un ejemplo: si has recibido un paquete por medio de una empresa de este tipo el chófer no se identifica como repartidor de Amazon sino que te dice que viene a entregar un paquete de Amazon.

La diferencia para ellos es importante, tanto como que prefieren no hacer uso de esa publicidad o la que les puede dar tener cientos de furgonetas por todas las calles y preservar la «intimidad». Preservar la intimidad les permite no tener que mantener un nivel de imagen en las redes (imaginemos el famoso vídeo del «cara anchoa» y que este fuera un repartido de Amazon). Y cuando hablamos de marketing y publicidad hay que reconocer que son los mejores.

Conclusiones

No veras ninguna furgoneta rotulada de Amazon por las calles de tu ciudad porque simplemente ellos no quieren que se vean. Los motivos son distintos como desde el típico de no tener que estar de forma diaria apagando fuegos en las redes sociales o verse en un telediario con un vehículo con su publicidad implicado en un accidente.

Pero también hay otras razones además de las publicitarias. Con este sistema es posible «cambiar» los contratos con las empresas sin que la imagen sufra (no existe) muy al contrario de lo que ocurre con las redes habituales de transporte urgente que se ven obligadas a «limpiar» la imagen dejada por el franquiciado anterior de la zona. Y no podemos dejar de mencionar que si Amazon se decide en la compra de una empresa de Transporte en España la integración sería mas sencilla.

Perfil operacional de bajo nivel frente a las grandes campañas de publicidad que tanto recordamos en las redes sociales que clamaban y pedían la llegada de una red propia de transporte gestionada por Amazon. Pues señores, esta red ya existe aunque no veras ningún vehículo rotulado.

Pero la pregunta del millón es: ¿ha mejorado el servicio de reparto de envíos ecommerce para Amazon con su red propia de transporte?

Contesten contesten…

Artículo propiedad de Carlos Zubialde

[email protected]

 

 

 

Carlos

Experto en todo lo que tenga que ver con el transporte, la logística y el ecommerce.