Las incidencias mas habituales en el transporte de mercancías por carretera

No podemos esconder que en el transporte de mercancías por carretera sea cual sea su modalidad (urgente, express, carga completa o grupaje) esta sujeto a que puedan ocurrir incidencias que retrasen, dañen o hagan desaparecer parte o la la totalidad de la mercancía.

Pero como en toda moneda siempre hay dos caras y en las incidencias también sucede. Haciendo una búsqueda en el famoso portal poniendo «incidencias de transporte» nos salen mas de 15.000.000 de búsquedas donde un porcentaje muy mayoritario se refieren a las incidencias que sufren los clientes.

¿Y las incidencias que sufren los transportistas y empresas de transporte?

Trabajar en la carretera aun pareciendo fácil no lo es en absoluto. Las dificultades con las que un transportista se encuentra son variables desde los problemas propios de la carretera, del vehículo o las climatológicas.

Además de estas «dificultades» la empresa de transporte se encuentra con otro tipo de incidencias relacionadas con el trato con sus clientes sea por los plazos de entrega, por la situación de la mercancías u otras situaciones.

Las principales incidencias que sufren las empresas de transporte o los transportistas las podemos englobar en estos grupos:

Falta de pago: como no podía ser de otra manera la principal incidencias la encabeza el  impago de los servicios. Muchas empresas amparándose en clausulas contractuales que muchas veces no son reales dejan de pagar el servicio contratado. Otro perfil es el de la empresas ya «morosa» por ADN y que de forma regular utiliza estos métodos como una vía de financiación. Detrás de esta incidencias también hay que señalar que la ley de pagos se incumple de forma sistemática lo que deja a las empresas de transporte en una posición de debilidad ya que muchas veces estas desconocen las cuestiones relativas al plazo para reclamar, qué medios etc. Esta claro que generan sin duda una continua preocupación en el sector del transporte.

La carga y descarga: llegamos a otro punto de mucho conflicto ya que los problemas originados durante este proceso suelen terminar en una incidencia vs reclamación. Los procesos de carga y descarga son clave en las operaciones de transporte y en muchas ocasiones el cargador «presiona» para que el transportista haga la carga o descarga cuando la legislación deja claro que el transportista efectivo NO debe de hacer estas labores. Esta situación es muy habitual por ejemplo en las grandes superficies ya que para ellos supone un ahorro de costes en personal cargando con ese coste la empresa de transporte y el transportista efectivo en última instancia.

Falta de documentación: no queda reflejado el porcentaje real pero el aspecto documental es un aspecto fundamental para que el transporte quede controlado plenamente y además queden claramente delimitadas las responsabilidades de cada parte. Las ordenes de carga, cartas de porte y CMR son documentos de contratación OBLIGATORIOS y que muchas veces no se hacen correctamente.

Las paralizaciones: uno de los problemas o incidencia mas habitual en el transporte por carretera de gran tonelaje. Esta incidencia ocurre sobre todo por la falta de planificación del cargador y sobre todo porque aun estando legalmente descrito una penalización o indemnización por paralización, en la practica esta se hace efectiva en numerosas ocasiones ya que el cargador o cliente la discute bajo amenaza de no pagar la totalidad del porte. Tenemos que recordar que la indemnización por paralización es aquella en la que un transportista reclama por la paralización sin que ocurra causa o motivo que lo justifique y que no es imputable a su persona cuando se ve obligado a esperar más de horas hasta que tenga lugar la carga o descarga total de la mercancía. El cálculo viene determinado por las reglamentaciones nacionales (LOTT) o internacionales (CMR).

Siniestros: en el bloque siniestros podemos incluir todas aquellas reclamaciones que puede recibir una empresa de transporte cuando sufre un robo, una rotura, desplazamiento de la carga etc. En cada caso la empresa de transporte tiene que un nivel de responsabilidad distinto ya que sufrir un robo no es lo mismo que la mercancía se dañe por una mala estiba. Pero en la realidad el cliente carga siempre el coste del siniestro sobre la empresa de transporte y esta debe de gestionar tanto frente al cliente como frente a la compañía de seguros propia la situación.

Conclusiones

La empresa de transporte además de la carretera, la circulación o la meteorología deben prestar atención a otros aspectos que pueden parecer menores frente a los primeros pero que mal gestionados pueden llegar a ser un lastre de magnitudes importantes, tantas como llegar a cerrar la propia actividad.

En un mundo cada vez mas competitivo y aun teniendo de su lado legislaciones como la ley de pagos, la ley de estiba o las legislaciones de transporte, la empresa de transporte no tiene la sensación de protección que debería de tener una actividad que si es el «motor» de la economía porque, ¿que ocurriría si todas las empresas de transporte de Europa pararan durante 5 días?

Artículo propiedad de Carlos Zubialde

contacto@informacionlogistica.com