Uno de los cambios incluidos en el Real Decreto 284/2021 que se aprobó el pasado mes de abril, tiene como destinatario a las empresas de recogidas de Residuos Sólidos Urbanos (RSU). En dicho decreto se actualiza la lista de los conductores profesionales de transporte por carretera que deben de tener la formación CAP para poder realizar su labor, lista en la cual ha sido incluido la recogida y transporte de los Residuos sólidos Urbanos.

Esta labor fue excluida en el cambio del reglamento ROTT que se realizó en el año 2019, dejando fuera este transporte. Aquello causó una importante extrañeza en muchos actores, sobre todo por ser una actividad que presenta una muy alta siniestrabilidad. En el 2021 y mediante este Real Decreto, la recogida de basuras queda fuera de la lista de exenciones, por lo que todos los conductores deberán de tener la formación CAP.

La siniestrabilidad es alta en este tipo de transporte por la propia naturaleza de la actividad, con constantes arranques y paradas en la vía pública, y sobre todo, por el importante sobrepeso que transportan una vez que han finalizado su ruta de recogidas. Tampoco se tiene que dejar de lado las horas de conducción que realizan a diario estos conductores, no solo en la ruta de recogidas, sino para posteriormente depositar los residuos en vertederos o plantas de tratamiento de residuos, que habitualmente están situados en zonas remotas y alejadas de los núcleos urbanos.

Para atajar esta siniestrabilidad, el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, además de exigir a los conductores su formación CAP, está tramitando el uso obligatorio del tacógrafo digital en estos camiones, siempre y cuando los recorridos superen los 50 kilómetros des distancia desde su centro de explotación, situación muy habitual como hemos señalado, por la lejana ubicación de los vertederos y plantas de tratamiento de residuos.

Artículo propiedad de Carlos Zubialde

contacto@informacionlogistica.com