Amazon o como ser el rey gestionando un almacenamiento caótico

La optimización de los recursos es una constante en todas las empresas, las dedicadas a la logística redoblan este esfuerzo por un lado para cumplir con la exigencia del cliente y segundo porque el éxito de la propia actividad esta basado precisamente en la optimización de recursos como los humanos, materiales y de espacio.

Cualquier empresa logística que se precie sabe que una incorrecta gestión de estos recursos acarrea además de un mal servicio un añadido de costes que puede poner en peligro la propia actividad. Por eso elegir la forma mas adecuada de gestión de nuestro almacén logístico es importantísimo ya que deberemos de adaptarnos a la tipología de cliente que tenemos para su organización.

Si hablamos de clientes de comercio electrónico una de las formas mas habituales de trabajo es con el llamado «sistema de almacenamiento caótico», un término que Amazon puso muy de moda.

¿Que es un almacenamiento caótico?

Antes de que Amazon lo pusiera de moda ya existía el sistema de almacenamiento caótico, solo que ellos lo hicieron visible y como parte de su plan de comunicación y marketing haciendo creer al público en general que eran los inventores de la misma.

El sistema de almacenamiento caótico en logística se le llama al almacén donde las ubicaciones de la mercancía se encuentra sin ubicación fija, la mercancía se almacena en los huecos libres que el almacén lo permite de forma que podemos encontrar el mismo material en diversas ubicaciones del almacén incluso separadas a gran distancia.

La gestión de un almacén logístico necesita de un SGA o programa de gestión muy avanzado e integrado pero en el caso de los almacenes caóticos esto se multiplica ya que para que el responsable del almacén tenga el control total del material almacenado y las ubicaciones exactas la gestión de la información debe de ser de máximo nivel, y aquí por ejemplo Amazon si es un líder a nivel mundial.

Como se gestiona un almacén caótico

Como hemos dicho anteriormente el jefe de almacén o el gestor del mismo debe de poder controlar toda la mercancía disponible y su ubicación real. Para ello lo primero es nombrar las ubicaciones que tenemos en el almacén para poder decir al SGA o programa de gestión de control logístico cual es el plano de nuestro almacén. Lo habitual suele ser nombrar los pasillos mediante sistemas combinados de números y letras para los pasillos, y de números para las alturas y huecos de cada pasillo de forma que cada ubicación tiene una codificación ÚNICA.

Una vez que tenemos identificado y nombrado cada ubicación la herramienta informática nos permite saber de forma rápida que ubicaciones son las que están libres, cuales ocupadas, que material tenemos en cada una de ellas, el detalle de las mismas (cantidades, fecha de entrada etc) y otros datos que nos serán necesarios para el día a día de la gestión de los pedidos.

Pero la parte mas importante no esta solo en nombrar y controlar las ubicaciones sino en la correcta programación de la gestión de esas ubicaciones que es la parte donde Amazon es un autentico lÍder, en la gestión de la información.

El secreto de Amazon: la gestión de la información

Y llegamos al punto mas «crítico» de los almacenes con sistema caótico que es su gestión. Para tener éxito debemos de además de diseñar los pasillos correctamente (unidireccionales o bidireccionales por ejemplo) saber QUE PONER EN CADA UBICACIÓN.

Un almacenamiento caótico no quiere decir que situemos la mercancía donde nos plazca porque hay espacio, sino que la ubicamos donde hay espacio pero el SGA nos dice donde ponerlo bajo parámetros tales como el tamaño, la rotación, la caducidad o el espacio disponible.

De esta forma un reponedor de almacén (que hace entradas de mercancía en las estanterÍas) va ubicando en cada espacio lo que ya el sistema le esta diciendo que debe de poner, independientemente de lo que sea y que va reglado en función de lo expuesto antes (nivel de rotación, espacio, tamaño etc). Así en una ubicación de un almacén de Amazon podremos ver desde un libro, un CD, una caja que contiene unos vasos o una tijeras, eso si todo controlado perfectamente.

Y para terminar el círculo el operario de preparación de pedidos debe de ir a cada ubicación y retirar del mismo lo que su pistola de preparación le indica, y en el momento que haga la lectura del código de barras tanto de la ubicación (cada celda esta numerada y tiene su código de barras) como del producto ese hueco quedará ya vacío y disponible para que otro operario reponedor lo utilice, y así de forma rotativa y sin parones ni descansos…..

Conclusión

Tal y como se expone en el primer vídeo de este post, lo primero es saber la diferencia entre un almacén ordenado (ubicaciones asignadas a un tipo de mercancía) frente a uno caótico (ubicaciones aleatorias para la mercancía). La gran mayoría de almacenes logísticos trabajan con una combinación  de ambas y en el caso de Amazon solo lo hace con el sistema caótico ya que le reporta una agilidad mayor y un nivel de ocupación mayor de cada centímetro de ubicación.

Pero la clave del éxito esta en la gestión de esa información, en crear y generar los flujos para que todo sea automatizado y el SGA o sistema de gestión logística diga donde y que situar, con lo que únicamente quedará realizar la captación física del pedido.

Artículo propiedad de Carlos Zubialde

[email protected]

Carlos

Experto en todo lo que tenga que ver con el transporte, la logística y el ecommerce.