El embalaje como elemento de mejora logística

Cuando una empresa toma la decisión de exportar sus productos hacia nuevos mercados internacional, normalmente hay un elemento que no suelen tener muy en cuenta y al que se le presta poca o nula atención, un elemento que garantiza la correcta realización del pedido como es un embalaje adecuado.

Los que se dedican habitualmente al sector del transporte y la logística seguro que han sonreido automáticamente al leer el párrafo anterior, y es que todavía son muchos los casos donde las mercancías viajan con un embalaje poco adecuado o incluso escaso en tramos no solo nacionales, sino también internacionales. Esto suele ocurrir porque las empresas que producen sus productos, se centran en el producto, en el mercado, sus clientes y competidores, y no suelen consultar con su departamento logístico (si lo tienen claro) las posibilidades de que los clientes reciban las mercancías en los plazos y formas que se han acordado.

Falta de previsión

Uno de los grandes problemas suele ser la falta de previsión, empresas que han cerrado acuerdos con sus clientes para servir sus productos, sin antes verificar que los plazos y formas son posibles de hacer, o lo que es mas importante, que su embalaje es el correcto y adecuado.

Habitualmente, una vez cerrado con el cliente los pedidos, las empresas hacen la elección de un socio de transporte o logística según el caso; lo seleccionan entre los proveedores habituales o entre los muchos de los que tocan su puerta para ver si le garantizan el tránsito de su mercancía, ese con el que se han comprometido. No son pocas las ocasiones donde NO ES POSIBLE garantizar algunas de las exigencias que los clientes piden, y no son pocas las veces que los comerciales de las empresas de transporte ACEPTAN esa exigencia, aun sabiendo que no se cumplirá…

Otras veces, esa falta de previsión se topa con el tipo de palet o su embalaje; mercancías poco o mal embaladas, o con unas dimensiones fuera de lo habitual que precisan otro tipo de vehículo. El ejemplo mas claro suele ser cuando uno es llamado por un cliente que tiene una nueva linea de producto; al sentarte con el cliente descubres que los palets son los «habituales» en el entorno de la automoción (palets europeos de 145 cm de alto), ya que han decidido hacerlos así por «exigencia» de su cliente (tiene un almacén automatizado).

En ese momento tu cara cambia y le dices al cliente que es necesario un camión tipo «mega» (para los que no lo conocen, camiones con una rueda mas pequeña y que en su interior pueden entrar palets hasta una altura de 3 metros en lugar de los 2.60 de un camión normal), y el te contesta que ok; pues no es ok, los camiones tipo mega son muy escasos en el mercado, los tienen las grandes flotas que trabajan para el sector de la automoción, y si consigues uno, pagaras el ojo de la cara…..

El cliente te dice: tenemos un problema! Y tu le contestas: no, tienes un problema por falta de previsión!

Resultado de imagen de camion mega medidas

La importancia de elegir un correcto embalaje

Existen ciertas mercancías que directamente no necesitan embalaje; otras mercancías, las que habitualmente son exportadas a terceros países (fuera de la unión europea) por vía aérea o marítima, suelen ser embaladas con cajas de madera que se hacen de forma expresa para ese envío. Este tipo de expediciones no suelen presentar problemas para el transporte, ya que estas empresas son conscientes de la necesidad de contar con un embalaje consistente y lo suficientemente fuerte para soportar movimientos muy bruscos que se dan en el transporte por barco o avión.

La mayor problemática suele darse en mercancías mas generales, donde en principio el cliente piensa que el embalaje no es tan importante cuando este es un punto que cobra especial protagonismo, ya que supone por un lado la protección de la mercancía transportada, así como un seguro para el personal que manipula esa mercancía en las labores propias de la cadena logística (carga, transporte, descarga).

La recomendación es utilizar embalajes correctos, donde la mercancía quede completamente protegida y que pueda soportar presiones de movimiento o impáctos. También con cierto tipo de mercancías los embalajes deben de ser homologados ( mercancía ADR etc), y por último, medio ambientalmente sostenible.

Quiero detenerme en este último punto, ya que hay ciertas industrias que están aplicando un punto medioambiental en sus embalajes, sobre todo utilizando embalajes «retornables», envases que viajan con mercancía y que después son devueltas a su origen vacias para volver a ser transportadas.

Existen muchos tipos de envases retornables, algunos son cajones o jaulas metálicas, o las mas habituales son cajas apilables/encajables o contenedores plegables. Estos últimos son muy utilizados en sectores como la automoción o el consumo, y empresas como SCHOELLERALLIBERT suelen tener soluciones de embalaje mediante envases de tamaños adaptables y con un coste inferior al que habitualmente se suele pensar.

Recuerda, un buen embalaje te permite proteger tu mercancía, reducir la posibilidad de roturas y entregar a tu cliente la mercancía en perfectas condiciones.

Artículo propiedad de Carlos Zubialde

[email protected]