Siendo ya habitual con la llegada del fin de año, el Gobierno va tomando decisiones sobre lo que será el próximo año en materia fiscal. En concreto, a falta de que se concrete si prorrogará el límite actual de facturación, los módulos se mantienen otro año más. El límite actual está en 125.000 euros de facturación anual, y esa será la cifra que se tiene que ratificar o modificar por parte del consejo de ministros. Si se ha comunicado que la rebaja de la reducción general, que se subió en su momento al 15% debido a la situación económica, retorna otra vez al 5%.

Los módulos, o lo que es el método de cálculo del impuesto de la renta de las personas físicas, es un método de cálculo de estimación objetiva. Esta estimación se calcula en función de la facturación anual (por encima del límite, se ha de ir a la estimación directa, con la contabilización de absolutamente todas las facturas emitidas y recibidas), unas cantidades por los vehículos (4 vehículos para transporte de mercancías, 5 vehículos para el transporte de mensajería, y 5 vehículos en el caso de transporte de viajeros en autobús) y el personal empleado. Del cálculo del mismo, se logra la estimación objetiva de la cantidad por la que el transportista autónomo debe de tributar en calidad e impuesto de la renta.

El tema de los módulos ha sido un caballo de batalla histórico dentro del sector del transporte, entendido por los transportistas autónomos como una vía correcta de tributación, y por las empresas flotistas, como una herramienta de competencia. Sea como fuere, la realidad es que el 2024, parece que será el último año de este formato de tributación.

Carlos Zubialde

contacto@informacionlogistica.com