Dark Store: otra solución para la distribución de última milla

Muchos son los problemas que se encuentra el sector de la logística y el transporte para afrontar la última milla, pero los problemas de acceso al centro de las ciudades, la movilidad y la circulación es uno de los que mayor impacto tiene sobre la propia actividad.

Por mucho que la clase política nos diga de forma constate que la movilidad en las ciudades es una prioridad la realidad es que la distribución urbana de mercancías juega un papel secundario cuando no marginal dentro de las políticas. Muchos son los casos en los que un plan de movilidad urbana no contiene casi referencia alguna a la distribución urbana o pasa sobre el tema con vagos trazos y poca propuestas de las ya conocidas de implementar zonas de carga y descarga o la regulación horaria de acceso.

Pocas son las ciudades que plantean soluciones en profundidad o medidas concretas para lograr un reparto mas eficiente que no sean la creación de centros logísticos municipales de distribución urbana que hoy día en España todavía no existen aunque se han hecho muchos estudios sobre el tema.

El coste del reparto

El reparto o última milla es la fase que mayor coste supone para las empresas de transporte y logística por lo que si además de ser la mas costosa es la que mayor dificultad tiene es normal que estas empresas busquen otras alternativas a la de la entrega directa al cliente paquete a paquete.

Los actuales modelos de distribución urbana no son sostenibles, inundar la ciudad con muchas furgonetas de reparto no es el camino, el ecommerce pone en jaque la movilidad urbana. La distribución del comercio electrónico además  se complica porque hay muchas devoluciones y entrenas fallidas y el porcentaje de envíos no entregados esta bajando año tras año por la labor de “evangelización” que se esta llevando adelante en la búsqueda de nuevas formas de entrega como son los Click&collect o drop point. No obstante la cifra de envíos no entregado se sitúa sobre el 20%

Para afrontar esta situación y poder reducir ese 20% de envíos no entregados además de incorporar nuevos medios tecnológicos para poder predecir la entrega de envíos o que mejoren las condiciones de movilidad urbana el sector del transporte debe de dar otro paso si quiere mejorar el ratio y reducir su coste de distribución.

Otros sectores ya están investigando como «colaborar» para hacer una entrega de pedidos mas eficiente. El retail además de utilizar su red de tiendas como puntos de recogida de envíos o el comercio electrónico de comida esta investigando los llamados «dark stores».

 

¿Que es un dark store?

Conceptualmente un «dark store» es un almacén de operaciones para la preparación y envío de pedidos online situados preferentemente en núcleos de población muy densos y cuya configuración es muy parecida a la de una tienda o supermercado normal, sin embargo, la principal diferencia es que no tienen clientes, no existen cajas y no hay material publicitario, ni marcas ni promociones.

Las «dark stores» son formatos que han emergido en el mercado francés e inglés. Otros mercados con una importante implantación del comercio electrónico como Alemania y Australia ya se encuentran experimentando con este tipo de formato y es que es una forma en la que muchos ecommerce de food pueden «pelear» con las grandes cadenas pudiendo acceder a las operaciones logística y de distribución a menor coste y con una mayor agilidad que la que pueden tener si la gestionan ellos de forma directa.

¿Como se puede implantar un dark store de logística?

Imaginemos por un momento que las grandes marcas de transporte como Seur, Mrw, GLS o Correos Express dejan de lado su «pelea» entre marcas y se deciden a unir sus fuerzas para reducir su coste de distribución de última milla. Es una situación muy difícil si, incluso las redes de franquicia tienen contratos «leoninos» por las que sus franquiciados tienen prohibido utilizar medios «no autorizados» para la distribución como puede ser utilizar una tercera empresa.

Volviendo al principio, si estas empresas se dejaran de lado esa «exclusividad» podrían impulsar este tipo de establecimientos en los cuales depositar los envíos que puedan ser recogidos por el cliente como si fuera un drop point al uso, donde depositar los envíos no entregados por una incidencia en lugar de tener que hacer una segunda entrega o el destinatario desplazarse hasta la base de la empresa de transporte o incluso tener instalado dentro taquillas de envíos donde quedan depositados los paquetes.

Conclusión

Crear nuevas fórmulas es casi una obligación para el transporte si quiere ir reduciendo el coste que le supone la entrega de envíos ecommerce. Pero no todas las soluciones están en manos de terceros como es la cuestión de la movilidad sino también en manos del propio sector para buscar su propia supervivencia por encima de los colores de cada uno de ellos.

La creación de las Dark Stores puede ser una buena formula de colaboración pero eso supone superar miedos y reticencias de la «marca propia» para buscar el bien general, tanto el propio del sector como la del cliente y destinatario.

Artículo propiedad de Carlos Zubialde

[email protected]

 

 

 

 

Carlos

Experto en todo lo que tenga que ver con el transporte, la logística y el ecommerce.