La capacidad de digitalizar será clave para el futuro del transporte

La nueva “normalidad” producirá la aparición de nuevos puestos dentro de la empresa de transporte que requieren profesionales con nuevas habilidades.

En momentos de crisis se produce una “paralización” de muchas inversiones, detener desarrollos técnicos, desarrollos de producto u operacionales suele ser una constante. Las situaciones de incertidumbre crea sensaciones de temor en las organizaciones y detener desarrollos tecnológicos suele ser posiblemente la primera acción.

Esta claro que no se puede actuar sin hacer un correcto análisis de la situación pero para el sector del transporte el contexto de crisis generado por el Covid-19 debe de ser una oportunidad para avanzar en los procesos de digitalización. Las inversiones en la transformación digital y en la formación de las capacidades del personal será clave para que las empresas de transporte puedan ser mas fuertes y resistentes antes situaciones de crisis que se pueden dar en el futuro.

El transporte será en su parte esencial un proceso muy parecido al que se da en la actualidad, recoger varios palets en Barcelona para que sean entregados por una red de grupaje en Alemania en su fase mas “operacional” será igual o muy parecido (recogida, manipulación, tracción y entrega). Pero otros aspectos relacionados con esa operación requerirán de puestos con perfiles y nuevas habilidades, hablamos de la inteligencia artificial, del maximización de recursos…

El futuro será la tecnología

El proceso de transporte (recoger la emrcancía y transportarla hasta el destino) será esencialmente el mismo pero lo que cambiará (o debe de hacerlo) son los procesos para la gestión de ese transporte. Tecnologías como el blockchain por ejemplo unido a los contratos inteligentes, permitirán automatizar los procesos en la cadena de suministro de la cual es parte fundamental el transporte. La aplicación de este tipo de tecnología ahorra tiempo y costes además de reducir y evitar errores en el proceso o duplicidades que tienen un elevado coste.

Otra tecnología que n podemos dejar de mencionar es la aplicación de la carta de porte electrónica o eCMR. La digitalización del documento CMR permite un mejor control del transporte ya que podemos tener una trazabilidad en tiempo real de la mercancía o ser informados ontime de cualquier incidencia acontecida como puede ser una rotura. Solo con la correcta gestión en tiempo y forma de una rotura en la mercancía genera beneficios para la empresa de transporte necesitando menos personal para dicha gestión.

Seguimos hablando de mas tecnología como por ejemplo los nuevos software para el calculo de la estiba. Mediante estos programas se nos informa cual es la mejor forma de estibar la mercancía que tenemos en el vehículo en lugar de dejar dicha labor al almacenero de turno. Cambiamos la pericia y experiencia del almacenero por un sistema de calculo que nos ofrecerá no solo cual es la mejor estiba sino también el orden del mismo. Esta tecnología es fácilmente integrable en cualquier dispositivo y con la tecnología blockchain por lo que podemos hacer el seguimiento y trazabilidad también de la mercancía en el momento de la carga.

Los programas de gestión de flotas y rutas ya son una realidad en la mayoría de empresas de transporte pero seguramente presenciaremos una mejora en este apartado. La interconectividad con las autoridades de tráfico en el futuro debe de ofrecer información mucho mas detallada del estado de las carreteras, del flujo de vehículos y datos similares de forma que estos programas de gestión de flotas permita calcular las rutas de transporte con un margen muy bajo de desvío temporal.

Pero no toda la tecnología se aplica a las operaciones de transporte, la incorporación de la inteligencia artificial a los departamentos como atención al cliente o “contact centers” puede permitir una clara mejora del servicio. Mediante estos sistemas es posible implantar chat bots o también gestores de correos que permiten dar soluciones automatizadas a una gran parte de consultas que puede recibir una empresa de transporte.

En definitiva, una empresa de transporte no solo recoge una mercancía para ser transportada hasta un destino, poder contar con varias plataformas tecnológicas que le permitan integrar todos los procesos permite tener un control en tiempo real de la actividad, tomar decisiones en tiempo real, reducir y ajustar los costes y como no, elevar la calidad de servicio que se ofrece al cliente.

Artículo propiedad de Carlos Zubialde

contacto@informacionlogistica.com